NUESTRO BLOG

Noticias de las encantadas

Iniciamos la cuarta temporada de crianza en cautiverio del Pinzón de Manglar

20Jun

Equipo de escalada, incubadoras y generadores con paneles solares son algunas de las herramientas que forman parte de los materiales que el equipo del proyecto de conservación del pinzón de manglar requiere para empezar la cuarta temporada de crianza en cautiverio. Esta especie se ha visto gravemente afectada por la mosca parásita Philornis downsi que se alimenta de la sangre de los indefensos polluelos al nacer. Actualmente quedan aproximadamente 100 pinzones de manglar adultos en un área pequeña en el noroeste de la Isla Isabela. El equipo de trabajo este año está conformado por cinco miembros del personal y voluntarios de la Estación Científica Charles Darwin (ECCD), cuatro miembros del Zoológico de San Diego y del Zoológico de Auckland, y guardaparques de la Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG).

Equipo llegando a Playa Tortuga Negra con todos los materiales de campo para recolectar los nidos. (Foto por Liza Díaz Lalova/FCD).

 

Después de organizar y limpiar los materiales que estuvieron guardados durante ocho meses cuando la temporada previa finalizó, una parte del equipo de científicos, personal y voluntarios pasa por un proceso de cuarentena 48 horas antes de la salida al campo. Mientras tanto, el equipo del Zoológico de San Diego realiza la adaptación del laboratorio de crianza en las instalaciones de la ECCD. Esto incluye la esterilización de los equipos, las paredes, el techo, y la adecuación del laboratorio que debe mantenerse con una temperatura estable.

Beau Parks, miembro del Zoológico de San Diego en el laboratorio listo para recibir a los nidos recolectados. (Foto por Liza Díaz Lalova/FCD)

Después de 6 horas de viaje, el 18 de febrero el equipo que salió a la Isla Isabela llegó al bosque de manglar en donde se encuentra la única población de esta especie de pinzón en Playa Tortuga Negra. Un sitio en donde se puede encontrar mangle rojo, mangle negro, y mangle blanco, algunos de los cuales llegan a medir más de 20 metros. Para lograr identificar el sitio donde se encuentran los nidos, utilizan técnicas de observación por territorios y monitoreo de cantos, “los machos cantan cuando empiezan a anidar y si estamos a tiempo encontramos los nidos en esta fase en la que son fáciles de ubicar. Cuando la hembra empieza a incubar  es más difícil encontrarlos”, dice Francesca Cunninghame, líder del proyecto. Los nidos en muchos casos se encuentran a más de cinco metros de altura en los manglares. ¡Es ahí cuando se pone a prueba las habilidades de escalada! Cuando se encuentra un sitio apropiado, se coloca el equipo con todas las medidas de seguridad necesarias, se hace una prueba y al siguiente día se hace la recolección de los nidos que fueron identificados. En total se recolectaron 8 huevos de 3 nidos.

Equipo escalando manglares para recolectar nidos. (Foto por Liza Díaz Lalova/FCD).

Uno de los logros que nuestros científicos confirmaron fue la aparición de cinco pinzones criados en cautiverio en años anteriores y dos de los individuos anidando con parejas silvestres. “La observación de pinzones criados en cautiverio sobreviviendo en estado silvestre a largo plazo y además ver dos de estos  individuos reproduciéndose como parte de la población silvestre demuestra que el proyecto de crianza está llegando a la meta de aumentar el tamaño poblacional del pinzón de manglar”, mencionó emocionada F. Cunninghame.

Reavistamiento de pinzón de manglar criado en cautiverio en temporadas anteriores. (Foto por Liza Díaz Lalova/FCD).

 

El estado de los huevos se determina según el color, entre más oscuros, más pronto están por eclosionar. Al nacer, a los pinzones se los alimenta cada hora desde las 6 am hasta las 8 pm. Para esto, los voluntarios reciben una capacitación  sobre las técnicas que se emplearán durante  el trabajo de crianza en cautiverio. El cuidado de los polluelos es muy delicado por lo que solo los expertos tienen acceso a los mismos. Esta nueva temporada continuará hasta mayo y seguiremos informando el proceso que se lleva a cabo en las instalaciones de nuestra Estación Científica en Puerto Ayora. El equipo ha encontrado al área donde habitan los pinzones en un estado muy árido y se han encontrado menos parejas anidando. Se colectaron los nidos que fueron posibles y este año tenemos pocos pichones. Hasta el momento hemos tenido resultados positivos con el número reducido de aves y esperamos que en esta nueva temporada continuemos con buenas noticias sobre los esfuerzos que se llevan a cabo por la conservación del pinzón de manglar.

Beau Parks alimentando a pinzón de manglar recién nacido. (Foto por Liza Díaz Lalova/FCD).

El proyecto del Pinzón de Manglar es un proyecto bi-institucional llevado a cabo por la Fundación Charles Darwin y la Dirección del Parque Nacional Galápagos en colaboración con San Diego Zoo Global, Auckland Zoo y Durrell Wildlife Conservation Trust. El proyecto cuenta con el apoyo del Marguerite Griffith-Jones, GESS Charitable Trust, Decoroom Limited, and Holbeck Charitable Trust, Foundation Ensemble, Amigos de Galapagos Suiza, The Prince Bernhard Nature Fund, Individual donors via the International Community Foundation, The Leona, M. and Harry B. Helmsley Charitable Trust, Galapagos Conservation Trust y la Embajada Británica en Ecuador.

Recordando la historia del Solitario George en las Islas Galápagos

15Jun

Este 23 de febrero el Gobierno del Ecuador a través del Ministerio de Medio Ambiente trae de regreso del Museo de Historia Natural de Nueva York, el cuerpo embalsamado de la tortuga gigante originaria de la Isla Pinta, el Solitario George, el cual fue uno de los más famosos reptiles en el mundo por haber sido el último individuo sobreviviente de la especie Chelonoidis abingdoni. George vivió en el Centro de Crianza en las instalaciones de la Estación Científica Charles Darwin (ECCD) en la Isla Santa Cruz durante cuatro décadas. El Solitario como se lo llamaba afectuosamente, recibía comida en las mañanas de su cuidador, el Guardaparque Fausto Llerena, quien lo atendió desde su llegada a la ECCD en 1972. Actualmente el Centro de Crianza en donde se lo exhibirá lleva el nombre de este guardaparque y es manejado por la Dirección del Parque Nacional Galápagos.

“George era un miembro de mi familia, yo lo estimo de esta manera porque de las tantas tortugas que había, él era el más allegado y más querido de todo el mundo” dijo Fausto Llerena después de haber cuidado durante tantos años a George.

Existen 15 especies de tortugas terrestres en el archipiélago, las cuales tienen una forma y tamaño perfectamente adaptado al sitio en donde viven. George, tenía un caparazón tipo montura que le permitía levantar el cuello para alcanzar hojas de arbustos altos para alimentarse. El quelonio, llamado así por el nombre de su especie, probablemente vivió más de 100 años, según nuestro investigador Senior, el Dr. Gustavo Jiménez.

Según los primeros registros, hace dos siglos existían miles de tortugas en las islas; incluso, nadie conocía el archipiélago hasta 1535, cuando el barco que transportaba al obispo Tomás de Berlanga a Perú encontró un sitio seguro en las aún desconocidas Islas Galápagos. Al no existir congeladores o refrigeradoras en donde los marineros pudieran poner carne fresca, las tortugas se convirtieron en su fuente de alimento ideal. [Las tortugas pueden pasar por largos periodos de tiempo sin comer y sin tomar agua ya que su cuerpo acumula agua y grasas, convirtiéndose en una fuente de comida fresca para los marineros]. El cocinero cortaba una parte de la tortuga viva, guardaba el resto y así continuaba con el resto de tortugas. Durante los años 1800s, 96 embarcaciones se llevaron a más de 13000 tortugas en un período de 37 años, muchas de ellas utilizadas para pasear en muelles del continente como el de Guayaquil. Con el ingreso de especies introducidas como ratas, gatos, perros, cerdos, burros, chivos y ganado pusieron aún más en peligro a las tortugas terrestres porque estos animales se alimentaban de las plantas que las tortugas comían, se alimentan de sus huevos o crías y pisotean sus nidos que están en la tierra.

En 1971, científicos visitaron la Isla Pinta y la única tortuga gigante encontrada en toda la isla fue George. Incluso los científicos ofrecieron en ese tiempo una recompensa de 10 000 dólares a quien encontrara una hembra de esta especie pero lamentablemente no tuvieron éxito. En 1972 se organizó una nueva expedición a Pinta y George fue llevado al Centro de Crianza, actualmente conocido como Centro de Crianza “Fausto Llerena”, en donde vivió el resto de su vida. Al llegar, George permaneció solo en un corral para luego ser llevado a otro corral con dos hembras de la especie Chelonoidis becki, la especie genéticamente más parecida a la especie del Solitario, pero él nunca tuvo mucho interés en las mismas. Se hicieron varios intentos para que George pudiera reproducirse, incluso se intentó hacer inseminación artificial en caso de que algún día se encuentre una hembra de la misma especie pero nada salvó a este quelonio de la extinción.

El Solitario George se convirtió en una especie emblemática para el archipiélago y el mundo. Murió en junio del 2012 por causas naturales y tras su muerte fue llevado a Nueva York en donde fue embalsamado y después permaneció en exhibición en el Museo de Historia Natural de esta ciudad hasta Septiembre del 2014. Después de cuatro años de su muerte, George regresa al sitio donde pasó sus últimos años de vida y será exhibido como parte central del nuevo sendero interpretativo de la Dirección del Parque Nacional Galápagos llamado “La Ruta de la Tortuga”. El Solitario George es un claro ejemplo de los efectos que el impacto humano ha causado en varias especies, sin embargo también representa el esfuerzo de la ciencia por proteger a las que quedan.

“El Solitario George fue y será siempre un emblema para las Islas Galápagos. El trabajo realizado por la Estación Científica Charles Darwin fue clave durante los años que el quelonio permaneció en nuestras instalaciones y creemos firmemente que nuestro trabajo científico nos permitirá seguir siendo un ejemplo de conservación para el mundo”, fueron las palabras del Dr. Arturo Izurieta, Director Ejecutivo de la FCD.

Energía renovable en las Islas Galápagos

08Abr

Once de las principales compañías eléctricas del mundo manifestaron este domingo (29 de mayo del 2016) que el proyecto de energía renovable iniciado en las islas Galápagos en 2007 es un ejemplo para los países en desarrollo de cómo reducir emisiones de CO2.

El proyecto de energías renovables de las islas ecuatorianas de las Islas Galápagos se inició hace ocho años con el objetivo de reducir las importaciones de diésel para suplir las necesidades energéticas del archipiélago tras el accidente del petrolero Jessica en 2001.

El barco, que transportaba 570 000 litros de diésel a una de las principales islas de las Galápagos, San Cristóbal, encalló en un arrecife de coral derramando el contenido de sus depósitos.

Por suerte, las corrientes y el viento impidieron que el accidente se convirtiese en un desastre ecológico de gran magnitud en una de las reservas biológicas de aves, plantas y vida marina más importantes del mundo.

Pero el accidente provocó la respuesta internacional en forma de un acuerdo entre los sectores público (el Gobierno de Ecuador y el Programa para el Desarrollo de la ONU) y privado (Global Sustainable Electricity Partnership, GSEP, que engloba a las once compañías eléctricas más importantes del mundo).

Las once compañías que integran GSEP, que está basada en Montreal (Canadá), combinan una clientela de 1 200 millones de personas: American Electric Power (EE.UU.), Électricité de France (Francia), Eletrobras (Brasil), ENEL (Italia), EuroSibEnergo (Rusia), Hydro-Québec (Canadá), Iberdrola (España), Kansai Electric Power Company (Japón), RusHydro (Rusia), RWE (Alemania) y State Grid Corporation de China.

El acuerdo de GSEP con la ONU y Ecuador permitió la creación de una compañía independiente, Eólica San Cristóbal S.A. (Eolicsa), que desde el 2007 hasta el 31 de marzo de este año ha estado encargada de la operación de tres turbinas para la producción de energía eléctrica y una granja solar.

Cada una de las tres turbinas, que pueden operar con vientos relativamente débiles, tiene una capacidad de 800 kilovatios.

En un informe dado a conocer por GSEP se señala que las tres turbinas han operado el 92% del tiempo disponible desde su instalación, produciendo más de 26 millones de kilovatios-hora de electricidad.

Además, la granja solar, que incluye dos instalaciones de seis kilovatios, ha generado 136 000 kilovatios-hora de electricidad.

En total, el proyecto de energía renovable de las Islas Galápagos ha proporcionado el 30 % de la electricidad consumida por la isla de San Cristóbal, ahorrando el consumo de 8,7 millones de litros de diésel y eliminando la emisión a la atmósfera de 21.000 toneladas de dióxido de carbono.

Paul Loeffelman, el líder del proyecto y director de Asuntos Internacionales Corporativos de American Electric Power (AEP), explicó a Efe que el proyecto ha sido un rotundo éxito.

“La ONU y el Gobierno de Ecuador nos encargaron reducir el riesgo de derrames de diésel para los generadores de las islas. Con este proyecto se ha reducido el consumo de diésel y se ha evitado el consumo de millones de litros de combustible en San Cristóbal”, señaló Loeffelman. “

Además, se han reducido las emisiones de C02 en 21 000 toneladas. Estamos muy satisfechos con estos resultados y queremos hacer más. El proyecto ejemplifica cuatro recomendaciones para los países que han firmado el Acuerdo de París para la reducción de emisiones”, añadió.

Por su parte, la directora ejecutiva de GSEP, Martine Provost, señaló que “este proyecto es un ejemplo real de desarrollo sostenible y que puede ser reproducido en países en desarrollo y en economías en transición. Y es un buen ejemplo de financiación innovadora”.

El informe también realiza una serie de recomendaciones para ampliar el proyecto de energía renovable de las Galápagos para proporcionar el 70 % de las necesidades energéticas de San Cristóbal y crear un modelo a implantar en las otras islas del archipiélago donde ahora mismo solo el 20 % de la energía consumida proviene de fuentes renovables.

Las islas Galápagos son un Paraíso de Surfistas

08Abr

Muchos han oído hablar de las islas Galápagos y su increíble vida silvestre diversa. Pero me apuesto a que nunca ha considerado las Islas Galápagos como su próximo destino de surf.

Hay sólo unos pocos surfistas aquí (en su mayoría de América Latina), además de los locales, que han podido disfrutar de las olas en este lugar mágico. Vacíos, alineaciones de agua caliente que parecen que salieron de un sueño. La gente aquí consiste sobre todo en algunos locales muy agradable, iguanas, tortugas marinas y lobos marinos.

Las Islas Galápagos tienen olas durante todo el año. Los mejores meses para el surf son de diciembre a febrero, con la mayor parte de las roturas más grandes y mejores que trabaja con marejadas del norte. Esas olas durante un gran norte alcanzarán doble árbol.

La isla de San Cristóbal es el más conocido por su turismo de surf. Durante los meses de invierno llenas de olas del norte se pueden ver un montón de surfistas de todo; muchos de ellos de Brasil y un par aquí y allá de Perú, Estados Unidos, Uruguay, Argentina y Australia.

Algunas de las olas aquí no son muy accesibles. Se llevará un viaje en barco, un largo paseo, una excursión, entrando en la base naval o cualquier número de métodos para llegar a algunos de ellos. Pero eso es exactamente lo que hace que la sesión de surf vale la pena.

Este verano tuve la oportunidad de visitar algunas de estas islas. Hice surf, fotografiadas y vivía con los habitantes de las islas de Santa Cruz, San Cristóbal y Floreana.

Tengo que decir que la gente, nunca he experimentado tan desinteresado, divertido, inteligente, agradable, cálido y acogedor como el “Galapagueños” antes – y he disfrutado de mi parte justa de los viajes.

NatGeo y Miguel Bosé estrenarán documental sobre las Islas Galápagos

08Abr

El documental, narrado por el cantautor español Miguel Bosé, fue realizado a modo de expedición científica, que incluyó varias etapas de filmación en entornos submarinos con el fin de mostrar la biodiversidad marina de las islas.

La primera proyección de ‘Galápagos, las islas de la evolución’ se llevó a cabo el 8 de septiembre de 2016 en el archipiélago. En el preestreno estarán el presidente Rafael Correa y sus homólogos de Colombia y Costa Rica, Juan Manuel Santos y Luis Guillermo Solís, respectivamente. Ellos viajarán a las ‘islas encantadas’ con el fin de sellar límites marítimos entre los tres países, según informa la agencia EFE. En la presentación también estará Miguel Bosé. La proyección de este documental coincide con el aniversario 38 de la declaración de Galápagos como Patrimonio Natural de la Humanidad por parte de la Unesco. Para la filmación del documental se usó el submarino Deep Sea, un vehículo que permite hacer tomas desde las profundidades del océano, a más de 400 metros bajo el agua. Las expediciones principales para la creación de la pieza audiovisual se hicieron en las islas Darwin y Wolf, donde se encuentra la Reserva Marina Galápagos, que alberga la mayor biomasa de tiburones en el mundo.

 

 

La cinta producida por NatGeo tiene principalmente un objetivo educativo, con el fin de promulgar la protección del archipiélago y dar una visión actualizada de la teoría que desarrolló el científico inglés Charles Darwin en en 1859 con la publicación de ‘El origen de las especies’. La evolución, en este documental, será abordada desde las especies marinas que rodean las islas, un enfoque al cual Darwin, debido a las limitaciones tecnológicas de la época, no se logró aproximar.

Fuente: Diario el Comercio